© 2019 PSIQNAV - Doctor Javier Antonio de la Rosa     Diseño latte.com.mx

  • Doctoralia
  • Grey LinkedIn Icon
  • Psiqnav Facebook

Trastorno afectivo bipolar

Agenda tu cita
¿Tienes una pregunta?

¿Qué es? ​

En otros momentos de la historia también se le ha  nombrado como enfermedad maníaco-depresiva o depresión maníaca, por el Psiquiatra Alemán Emil Krepelin. Las personas con trastorno bipolar tienen cambios inusuales en el estado de ánimo. A veces se sienten muy felices y “animados o entusiasmados”, son mucho más enérgicos y activos de lo habitual. Esto se llama un episodio maníaco. Otras veces, las personas con trastorno bipolar se sienten muy tristes y “deprimidos”, tienen nula energía y son mucho menos activos de lo normal. Esto se conoce como depresión o un episodio depresivo.

 

Los “altibajos” del trastorno bipolar no son iguales que los altibajos normales que todos tenemos. Los cambios en el estado de ánimo son más extremos y vienen acompañados de cambios en el sueño, el nivel de energía y la capacidad de pensar con claridad. Los síntomas bipolares son tan fuertes que pueden perjudicar las relaciones y dificultar asistir a la escuela o universidad o mantener un trabajo. Esta enfermedad también puede ser peligrosa. Algunas personas con trastorno bipolar intentan hacerse daño o suicidarse.

 

¿Cuáles son sus síntomas?

Se desarrolla lentamente, suele comenzar en la adultez temprana, pueden cursar con Los “episodios anímicos” del trastorno bipolar incluyen cambios inusuales en el estado de ánimo conjuntamente con cambios inusuales en los hábitos de dormir, niveles de actividad, pensamientos o comportamiento. Las personas con trastorno bipolar pueden tener episodios maníacos, episodios depresivos o episodios “mixtos”. Un episodio mixto incluye síntomas maníacos y síntomas depresivos. Los síntomas de un episodio afectivo duran una o dos semanas y, a veces, hasta más. Cuando una persona está pasando por uno de estos episodios, los síntomas se le presentan todos los días y duran la mayor parte del día.

 

Los episodios afectivos son intensos. Los sentimientos son fuertes y suceden junto con cambios extremos en la conducta y en diferentes niveles de energía.

 

Las personas que están pasando por un episodio maníaco pueden presentar algunos de los siguientes síntomas:

 

-Sentirse muy “animadas” o felices

-Sentirse “nerviosas” o “aceleradas”

-Tener problemas para dormir

-Ser más activas que de costumbre

-Hablar muy rápido sobre muchas cosas diferentes

-Estar agitadas, irritables o muy sensibles

-Sentir que sus pensamientos van muy rápido

-Pensar que pueden hacer muchas cosas a la vez

 

-Hacer cosas arriesgadas, como gastar mucho dinero o tener sexo de manera imprudente

 

Las personas que están teniendo un episodio depresivo pueden:

 

-Sentirse muy “decaídas” o tristes

-Dormir demasiado o muy poco

-Sentirse cómo que no pueden disfrutar de nada

-Sentirse preocupadas o vacías

-Tener problemas para concentrarse

-Olvidarse mucho las cosas

-Comer demasiado o muy poco

-Sentirse cansadas o sin energía

-Tener dificultad para dormirse

-Pensar en la muerte o el suicidio

 

¿Qué lo causa? 

 

Al momento no se sabe cuál es la causa del trastorno bipolar de forma precisa, existen muchas investigaciones al respecto, pero hay varias cosas que pueden contribuir a la enfermedad. Los genes familiares pueden ser un factor, ya que el trastorno bipolar se puede dar en familias. Sin embargo, es importante saber que sólo porque alguien en su familia tiene el trastorno bipolar, no significa que otros miembros de la familia también lo tendrán. Otro factor que puede conducir al trastorno bipolar es la estructura del cerebro o la función cerebral de la persona con el trastorno. Con frecuencia, los síntomas comienzan a presentarse al final de la adolescencia o adultez temprana, pero eso no excluye a los niños y adultos mayores.

 

¿Existe tratamiento? 

 

Actualmente no existe un tratamiento definitivo que cure el trastorno bipolar, pero el tratamiento puede ayudar a controlar los síntomas; ante todo lo más importante es confirmando el diagnostico el cual no es fácil, algunos pacientes pueden demorar años en diagnosticarse, por que lo síntomas bipolares pueden parecerse a otros problemas diferentes. 

 

La mayoría de las personas pueden obtener ayuda para controlar los cambios en el estado de ánimo y los problemas de comportamiento. El tratamiento funciona mejor cuando es constante y no se lo interrumpe. Las opciones de tratamiento incluyen:​

 

Medicamentos 

Existen diferentes fármacos que pueden dar adecuados resultados, el fin es lograr que se presente nuevos episodios depresivos o maniacos, a esto medicamentos los conocemos como estabilizadores del estado de ánimo.

Todos los fármacos pueden tener efectos secundarios, por lo que es de suma importancia informar a su médico. 

 

Psicoterapia

La terapia puede ayudarles a cambiar su comportamiento y manejar su vida. También puede ayudar a los pacientes a llevarse mejor con la familia y los amigos. A veces, la terapia incluye a los miembros de la familia.

 

Otros manejos

Algunas personas no mejoran con los medicamentos y la psicoterapia. Estas personas pueden tratar la terapia electroconvulsiva. Esto a veces se conoce como terapia de “choque”. La terapia electroconvulsiva proporciona una corriente eléctrica rápida que a veces puede corregir algunos problemas en el cerebro.

 

 

¿Algunos días se siente muy feliz y con mucha energía y otros muy triste y deprimido? Estos estados de ánimo, ¿le duran una semana o más? ¿Le es difícil dormir, concentrarse o ir a trabajar debido a estos cambios en el estado de ánimo?

Si ha presentado algunos de estos sintomas acuda con su médico de confianza, quien le orientará  en los síntomas. 

 

¿Si me diagnosticaron trastorno afectivo bipolar, cómo me puedo ayudar a mi mismo?

Lo más importante es no interrumpir el tratamiento

Hablar con su médico sobre su tratamiento y los posibles efectos adversos de los fármacos.

Mantenga una rutina a lo largo de su día. 

Duerma los suficiente. 

Aprenda a reconocer cuando está teniendo un cambio en el estado de ánimo. 

Apoyese en un familiar o amistad de confianza que le ayude a seguir su tratamiento.

No sea tan duro con usted mismo. La recuperación requiere paciencia. 

 

 

¿Si mi familiar tiene trastorno afectivo bipolar, cómo lo ayudo?

 

Anime a su amigo o familiar a que hable y escúchelo detenidamente

Sea comprensivo con respecto a sus episodios afectivos.

Ayúdelo a que se divierta

Recuérdele que el tratamiento correcto le puede ayudar a mejorar.

Conosca a la enfermerdad.

 

 

Fuente: National Institute of Mental Health. STR 15-3679

  • Gris LinkedIn Icon
  • doctoralia